¿Qué son las raquetas de nieve?

por Ocio Deporte y Aventura

¿QUÉ ES EL SENDERISMO CON RAQUETAS DE NIEVE?

Pues en principio la respuesta no puede resultar más obvia, practicar la archiconocida actividad de senderismo utilizando para ello las cada vez más populares raquetas de nieve, algo para lo cual y redundando en la obviedad, pues necesitamos que el terreno por el que vayamos progresar esté nevado, ¿fácil, no? A grandes rasgos y sin entrar en mucha más matización la pregunta quedaría sobradamente contestada y podríamos seguir tranquilamente con nuestras vidas incluso plantearnos lanzarnos al monte nevado para ponernos a ello, pero lo cierto es que muy probablemente no estés leyendo este artículo para contentarte con simplezas y obviedades. Evidentemente la cosa no es tan sencilla así que profundicemos un poco más en el tema que ya te anticipo da bastante sí, porque ¿sólo hay un tipo de raquetas de nieve? ¿Y la nieve, siempre es igual? ¿Y entonces, si tengo un par de raquetas de nieve puedo desplazarme por cualquier tipo de terreno nevado? Y a modo de equipo de montaña invernal, ¿es todo lo que debo plantearme llevar? En fin, de momento dejémoslo ahí. ¡Comenzamos!

Actividad con raquetas de nieve en Llanos del Hospital, Huesca. © Foto: David Reneses.

 Actividad con raquetas de nieve en Llanos del Hospital, Huesca. © Foto: David Reneses.

 

RAQUETAS DE NIEVE. ORIGEN DE UNA IDEA SENCILLA

Sin necesidad de perdernos en datos de épocas y años, es necesario decir que las raquetas de nieve son un instrumento bastante antiguo que surgió de la más pura y absoluta necesidad de las gentes que viviendo en territorios tomados por la nieve, necesitaban lógicamente desplazarse a veces de manera bastante habitual, puesto que eran tribus nómadas. No sé si has probado alguna vez a intentar caminar aunque sea sólo 20 o 30 metros por un lugar donde hay una capa de medio metro de nieve fresca, de esa suelta, sin compactar. Si no lo has hecho ya te anticipo que resulta ciertamente cansado, las piernas se te hunden en la nieve hasta las rodillas o más arriba. Intentar progresar caminando normalmente es imposible porque arrastrar en nuestro avance toda la nieve que desplazamos al andar, es incluso más cansado que ir levantando las piernas para lograr dar pasos, así que imagínate en una época bastante lejana moviéndote largas distancias e incluso porteando carga en sitios donde las nevadas debían ser casi con total seguridad de bastante más que medio metro. En realidad la idea que dio origen al instrumento que se conoce como raquetas de nieve no puede ser más sencilla, lograr distribuir el peso del cuerpo en una superficie de apoyo más amplia, para de esa manera conseguir digamos que una "mayor flotación" evitando al menos en parte, que no del todo, que nos hundamos al caminar sobre el blanco elemento evitando llegar al punto en el que incluso no podemos avanzar. Hay que matizar que caminar sobre nieve, por lo general incluso disponiendo de unas raquetas que nos faciliten la labor, siempre va a requerir de un esfuerzo algo mayor de que lo sería caminar sobre terreno que no esté nevado. Lógicamente en aquellos primeros momentos los materiales con que se hacían las raquetas y la construcciones muy rudimentarias pero ciertamente efectivas.

Actividad con raquetas de nieve en el Alto de Ampriu, Cerler, Huesca. © Foto: David Reneses.

 Actividad con raquetas de nieve en el Alto de Ampriu, Cerler, Huesca. © Foto: David Reneses.

 

RAQUETAS DE NIEVE. EVOLUCIÓN Y MOMENTO PRESENTE

A lo largo de los muchos años transcurridos desde sus orígenes, las raquetas de nieve han sufrido múltiples transformaciones evolutivas, tanto en la manera en la que son usadas como en la forma en la que son construidas. Los nuevos materiales que la tecnología ha ido implementando han dado paso a diferentes modelos destinados a cubrir diversas necesidades que van desde las simples raquetas de paseo para un uso meramente recreativo, hasta otros perfiles más técnicos destinados a expediciones o travesías por montaña. También hay modelos estrictamente deportivos que se utilizan en las diferentes competiciones de carreras con raquetas de nieve existentes. De esta manera la industria de la equipación de montaña ha ido dando a las raquetas de nieve diferentes  tamaños y formas, y les han ido incorporando diferentes elementos para dotarlas de mayor funcionalidad, comodidad y seguridad, habiendo alcanzado a día de hoy un nivel de sofisticación que complementa a la perfección esa idea básica y sencilla que fueron en sus orígenes. Como es de suponer la oferta de raquetas de nieve existente en la actualidad es bastante amplia, encontrando desde los modelos más básicos y económicos pero realmente limitados en su uso, ojo con esto, hasta otros más sofisticados y caros pero de mayor funcionalidad, algo imprescindible de calibrar cuando hablamos de un material con el que nos vamos a adentrar en el terreno de la montaña invernal, en donde cualquier error en forma de sobrestimación de nuestras capacidades o de las del material que llevamos, nos puede dar un serio disgusto.

Algunos de los modelos actuales con los que se realizan las actividades de raquetas de nieve © Foto: David Reneses.

Algunos de los modelos actuales con los que se realizan las actividades de raquetas de nieve © Foto: David Reneses.

Actividad con raquetas de nieve en el Valle de Remuñé, Huesca. © Foto: David Reneses.

Actividad con raquetas de nieve en el Valle de Remuñé, Huesca. © Foto: David Reneses.


ACTIVIDADES CON RAQUETAS DE NIEVE. PARA QUIÉN Y CÓMO

Las rutas con raquetas de nieve son una actividad en auge que aúna lo mejor de otras varias. Se realizan en un entorno natural de incomparable belleza, ya que si la montaña es de por sí un lugar precioso, la montaña invernal aumenta exponencialmente esa belleza natural y le añade un nuevo atractivo único y difícil de explicar. Se realiza actividad física a un nivel asequible para casi cualquier persona, ya que sobre todo las rutas de nivel iniciación están diseñadas para que cualquiera con un mínimo de forma física pueda afrontarla con plenas garantías de completarla disfrutando plenamente, en un entorno muy saludable con un aire de gran pureza que nuestros pulmones agradecerán sobre todo si vivimos en una gran ciudad. Es un medio de socialización porque al ser actividades que se desarrollan en grupo se conoce gente. Además si la ruta se realiza acompañado de un guía de montaña, se aprenderán aspectos relativos al entorno y a otras cuestiones con las que el guía amenizará la actividad. También un guía nos asistirá en todo momento sobre el uso de las raquetas de nieve, y sobre cómo progresar adecuadamente dependiendo del tipo de terreno por el que transitemos, igualmente realizará la labor más importante de todas, velar por nuestra seguridad. La experiencia y formación con la que un guía de montaña cuenta, son una garantía de seguridad muy alta en el complicado terreno de la montaña invernal.

Actividad con raquetas de nieve de ascenso a la cima de Peñalara, Madrid. © Foto: David Reneses.

Actividad con raquetas de nieve de ascenso a la cima de Peñalara, Madrid. © Foto: David Reneses.

Actividad con raquetas de nieve en el valle de Benasque, Huesca. © Foto: David Reneses.

Actividad con raquetas de nieve en el valle de Benasque, Huesca. © Foto: David Reneses.

 

ACTIVIDADES CON RAQUETAS DE NIEVE. MATERIAL COMPLEMENTARIO

Está muy bien llevar unas buenas raquetas de nieve, en buen estado, adecuadas para la actividad que queremos realizar, pero, ¿qué más debemos llevar? Pues en lo relativo al material técnico unos bastones son tan imprescindibles como las raquetas, nos ayudarán a progresar y a mantener los apoyos en determinados momentos. Unas rosetas para esos bastones adecuadas para la nieve que impida que éstos se nos hundan en ella, pues tampoco nos van a venir mal. Un aspecto bastante importante que complementa las raquetas son el tipo de calzado que llevemos, una bota dura de montaña es lo ideal, nos aportará toda la contundencia necesaria en la pisada para que la raqueta apoye perfectamente sobre todo cuando la nieve no es muy profunda o en determinados pasos donde puede estar más costra. En su defecto una bota de senderismo puede hacer las veces. No son nada aconsejable unas deportivas o cualquier otro tipo de calzado bajo que no nos sujete el tobillo. Después y por añadidura, ropa de abrigo para las capas interiores, que la prenda que esté en contacto con la piel no sea de algodón, sino una camiseta  técnica que sea capaz de evacuar el posible sudor que podamos generar, las hay muy baratas y que dan muy buen resultado, y al menos una chaqueta impermeable a ser posible, y si pueden ser los pantalones también, pues mucho mejor. Eso sí, nada de vaqueros o chandals, la nieve no deja de ser agua y por lo general moja, y estar mojado en un sitio donde hace frío no es lo más recomendable. También una mochila con agua y comida resulta  fundamental. La deshidratación está al acecho y lo peor es que con el frío no solemos ser muy conscientes de ello, de igual manera poder comer algo para reponer energía será algo que vamos a agradecer. Un  gorro,  unos guantes, y una braga o pañuelo para el cuello, tampoco nos debían faltar. Lo mismo que unas gafas de sol y protección solar preferiblemente de pantalla total. Por último una cámara de fotos o un móvil para hacerlas, aunque las pantallas táctiles de algunos móviles con el frío a veces no funcionan del todo bien, y muchas muchas ganas de disfrutar, ayudarán a exprimir al máximo todas las posibilidades una actividad con raquetas de nieve, y de regresar a casa con una sonrisa de oreja a oreja con ganas de repetir la experiencia.

 Actividad con raquetas de nieve de ascenso al Pico Picalbo, Cerler, Huesca. © Foto: David Reneses.

 Actividad con raquetas de nieve de ascenso al Pico Picalbo, Cerler, Huesca. © Foto: David Reneses.

Actividad con raquetas de nieve de ascenso al Pico del Nevero, Sierra de Guadarrama, Madrid. © Foto: David Reneses.

Actividad con raquetas de nieve de ascenso al Pico del Nevero, Sierra de Guadarrama, Madrid. © Foto: David Reneses.

 

RAQUETAS DE NIEVE. TERRENO Y TÉCNICAS DE PROGRESIÓN

Dentro de todo el material de montaña invernal existente, que no es poco, cada elemento cumple una función por lo general bastante específica y está fabricado para ser utilizado en unas condiciones concretas, y como no podría ser de otra manera, las raquetas de nieve también. Ya hemos comentado que la situación general en la que nos van a solucionar más la vida es en una capa de nieve fresca abundante en la que nos hundamos al intentar caminar. En esas condiciones sacar un pie de la raqueta de nieve y pisar para ver hasta donde nos hundimos puede suponer fácilmente llegar incluso a meter la pierna entera en la nieve. En un grupo de actividad de raquetas de nieve, el que va primero en unas condiciones de nieve profunda se dice que "va abriendo huella", es decir, es el primero que pasa y a su paso aplasta la nieve para que el resto del grupo progrese con más facilidad y menos esfuerzo. Por otra parte, de siempre se ha dicho que las raquetas de nieve son para progresar en "terreno nórdico" es decir, terreno más bien llano y sin desnivel, aunque eso era antes de que las raquetas de nieve incorporasen elementos como las alzas, que nos ayudan a llevar una posición más cómoda del pie cuando subimos una zona de pendiente, o unas puntas en las suelas a modo de crampones básicos, que nos proporcionan agarre y sujección en condiciones generales de nieve más dura, o pasos concretos de zonas por ejemplo  expuestas al viento que puntualmente presenten esas condiciones de nieve algo más dura que no para hielo. En tanto en cuanto el terreno sobre el que se puede progresar con unas raquetas de nieve se amplió, surgieron nuevas técnicas con las que progresar con ellas dependiendo de la zona por la que transitemos. Laderas en pendiente hacia arriba o hacia abajo con diferentes grados de inclinación requieren diferentes técnicas, progresar en diagonal y con seguridad por medias laderas también. En determinado tipo de itinerarios, además, deberemos tener conocimientos y experiencia suficiente como saber "leer el terreno" y anticiparnos a sus circunstancias, a veces no tan evidentes como puede parecer. Llegado el caso en que las circunstancias de nieve que se presentan durante la ruta lo aconsejen, deberemos llevar un DVA (Detector de Víctimas de Avalancha), estar instruido y entrenado en su uso, y conocer el protocolo de rescate de víctimas de avalancha, algo que para tranquilidad del usuario medio de raquetas de nieve no suele ser necesario, ya que los itinerarios de los niveles más básicos se diseñan para que transiten por zonas que reúnan unas condiciones en las que esto no resulte necesario.

Actividad con raquetas de nieve en el valle de Benasque, Huesca. © Foto: David Reneses.

 Actividad con raquetas de nieve en el valle de Benasque, Huesca. © Foto: David Reneses.

 

ACTIVIDADES CON RAQUETAS DE NIEVE. ASPECTOS DE SEGURIDAD

En una práctica tan en expansión a día de hoy como son las actividades por montaña en general, y las rutas con raquetas de nieve en particular, todos deberíamos tomar conciencia de que el entorno montañoso es un lugar que indudablemente entraña sus riesgos, y que si hablamos de montaña invernal, los riesgos aumentan exponencialmente y las precauciones a tomar deben ser mayores. Aún tomadas todas las precauciones debidas y una vez sobre el terreno nevado, la formación y la experiencia adquieren una especial relevancia en lo relativo a la seguridad que, insisto, debe ser siempre la mayor de las prioridades en cualquier actividad de montaña. Es ahí donde toma especial protagonismo el papel que desempeña en este tipo de actividades el guía de montaña, una figura que a día de hoy queda bastante lejos de la típica persona que simplemente era conocedora de la zona, y que en la actualidad pasa por ser alguien que ha completado una formación reglada dependiente del Ministerio de Educación, la de Técnico Deportivo de Montaña y Escalada, a la que se accede sólo después de superar unas pruebas de acceso, y que en diferentes niveles y con un currículo académico que va desde entrenamiento deportivo hasta psicopedagogía, pasando por primeros auxilios, meteorología o medio ambiente, y llegando a formación técnica  en montaña, conducción de grupos, o seguridad y gestión del riesgo entre otras, termina obteniendo una titulación que a día de hoy no sólo es que sea legalmente necesaria para estar cubierto por los también necesarios seguros de accidentes y responsabilidad civil, es que resulta del todo imprescindible para poder ofrecer un servicio de calidad en actividades de montaña como las de raquetas de nieve . Un guía de montaña, además de velar por nuestra seguridad, "dará contenido a la actividad". Explicará técnicas de progresión, uso adecuado de las raquetas y los bastones, comentará, aspectos relativos a nivología y al entorno por el que nos movemos, y en definitiva, "completará" una actividad que ya no sólo consiste en llevar a un grupo de personas por un itinerario, sino que será un compendio de cuestiones añadidas que nos terminará aportando conocimientos de diversa índole.

Guía de montaña explicando algún aspecto relativo a la ruta en una actividad con raquetas de nieve en el Puerto de Navacerrada, Sierra de Guadarrama, Madrid. © Foto: David Reneses. 

Guía de montaña explicando algún aspecto relativo a la ruta en una actividad con raquetas de nieve en el Puerto de Navacerrada, Sierra de Guadarrama, Madrid. © Foto: David Reneses.

 

CONCLUSIONES SOBRE ¿QUÉ ES SENDERISMO CON RAQUETAS DE NIEVE?

Después de los diferentes aspectos tratados en este artículo, seguramente podemos llegar a muy diversas conclusiones sobre lo que es senderismo con raquetas de nieve, casi todas ellas bastante lejos de aquel simplismo inicial con el que de manera ciertamente irónica comenzábamos este texto. Es decir, que hacer senderismo con raquetas de nieve, mucho más allá de simplemente ir a caminar a la montaña sobre terreno nevado utilizando unas raquetas de nieve, ahora deberíamos ser conscientes de que una actividad de este tipo, como casi todas las actividades por montaña, implica planificación, previsión, experiencia, conocimientos, y que si cumplimos con todas ellas, tendremos una vivencia ciertamente gratificante que muy probablemente nos aporte a nivel personal, y nos lleve a querer repetir, porque como ya se ha comentado, si la montaña por sí misma es algo realmente espectacular, la montaña invernal ofrece un añadido de vistosidad, de espectacularidad, y de singularidad. Un entorno único para en las condiciones apropiadas, poder disfrutar de experiencias maravillosas.

Ocio Deporte y Aventura

Ocio Deporte y Aventura: ¡VEN A VIVIR LA MONTAÑA CON NOSOTROS!
Ver más info de Ocio Deporte y Aventura